Cirugía Oral

La cirugía oral se ocupa del diagnóstico y tratamiento quirúrgico de cualquier enfermedad, lesión, malformación, o deficiencia de las mandíbulas o de las estructuras asociadas.
Un aspecto importante de la cirugía oral es la extracción de dientes que puede ser complicada por su localización, formación peculiar, o fijación al maxilar. Se dice que los dientes que están contenidos en los maxilares o en los tejidos blandos están impactados. En tales casos el hueso o el tejido que los rodean debe ser extirpado para conseguir llegar al diente.
Siempre debemos tratar de conservar las piezas dentales pero hay casos donde es imposible conservarlas; algunos ejemplos de esto son:
  1. Restos Radiculares

 

2. Piezas dentarias fracturadas verticalmente o debajo de la encia.


3. Piezas con gran movilidad debido a la enfermedad peridontal.


4. Piezas temporales que impidan la normal erupción de los permanentes.


5. Piezas retenidas (terceros molares o muelas del juicio, caninos etc.).


6. Piezas que podrían ser conservadas pero el paciente tiene dificultades socioeconómicas para realizarse un tratamiento conservador.


ESTUDIO CLINICO Y RADIOGRAFICO DEL PACIENTE Y DE LA PIEZA DENTAL

Lo primero que se realiza es la historia clínica del paciente; en esta se vuelcan todos los datos de interés del paciente. Por ej.: si está embarazada, si es diabético, etc.
Luego se procede a explorar la cavidad bucal en su totalidad y en especial la zona de la pieza dentaria a extraer.
Después de realizada la historia clínica completa del paciente y de la exploración se procede a realizar el estudio radiográfico de la pieza a extraer.
Una vez realizado todo este protocolo recién podremos realizar la cirugía.